Dos años

Hijo,

Hoy se cumplen dos años desde que llegaste y, además de hacerte uno que otro regalo, celebrarte y regalonearte hasta el hastío, quiero darte las gracias.

Quiero darte las gracias porque contigo volvió a despertar ese niño que llevo dentro y que, si bien nunca desapareció, estuvo medio dormido por largo tiempo.

Gracias porque contigo volvieron a aparecer esas caras de asombro y curiosidad, no sólo en ti… en mí también.

Gracias porque por ti me volví a enamorar de tu mamá, ésta vez no sólo por ser la maravillosa mujer que es conmigo, sino también por ser la maravillosa mamá que es contigo.

Y en especial quiero darte las gracias porque contigo descubrí que el amor no se divide, si no que se multiplica y que es infinito cuando es de verdad.

Gracias hijo. Te amo.

¡Feliz cumpleaños!

Tu “papi”.

Deja un comentario