StaffPad

Hace sólo unos días llegó a mis manos Staffpad, una aplicación Windows 8.1 para escribir música de forma “natural”, como si de papel se tratara. Está diseñada para ser utilizada en una tableta Microsoft Surface 3 con un lápiz digital (o con otros dispositivos compatibles) y no con el mouse, por lo que no funciona en un PC de escritorio tradicional (a menos que este tenga una tableta digitalizadora tipo Wacom). Yo la estoy utilizando en una tableta Samsung ATIV Pro Smart PC con el lápiz Wacom incorporado y funciona perfectamente.

Para comenzar debo decir que hasta el momento estoy completamente impresionado por la aplicación.

El uso de la app es altamente intuitivo. Prácticamente basta comenzar a escribir y ya, aunque bien ayuda ver el video introductorio y realizar el tutorial interactivo que se incluye en la app.

Instalación y ejecución inicial

La instalación de la aplicación es muy sencilla, se descarga de la Tienda de Windows y el sistema operativo se encarga del resto. Cabe notar que la aplicación no es gratuita, ni tampoco existe una versión de prueba, hay que comprarla sí o sí. El valor universal es de U$50. En Chile el valor es de $34000. Tampoco está localizada, por lo que sólo existe una versión en inglés (aunque es algo menor considerando que la mayoría del texto tiene que ver con música y es universalmente entendido).

Al ejecutar la app la pantalla inicial nos muestra las opciones que tenemos para comenzar: New Score (Nueva partitura), Recent Scores (Partituras recientes), Collections (Colecciones), Sound Store (Tienda de sonidos) y Education (Educación).

Con New Score podemos crear nuestra primera partitura optando por comenzar desde cero, con una partitura en blanco, o comenzar con una plantilla o template con instrumentos predispuestos para diferentes estilos de composición.

Si optamos por comenzar con una hoja en blanco tendremos que ir agregando los instrumentos que necesitemos de a uno. El software es capaz de reproducir lo que escribimos, para lo que incluye una librería de prácticamente todos los instrumentos de una orquesta sinfónica tradicional, desde cuerdas y bronces hasta percusiones, timbales y platillos.

En caso de necesitar algún instrumento adicional, existe una tienda (Sound Store) dentro de la propia aplicación con algunos instrumentos extra y aunque de momento es bastante pequeña, algunos instrumentos son muy interesantes y es de esperar que crezca con el tiempo.

Antes de comenzar a escribir

Si bien el software es realmente intuitivo y su curva de aprendizaje es prácticamente nula, es muy recomendable comenzar revisando los tutoriales en el apartado Education. Ahí encontraremos un par de videos de introducción al software junto a un tutorial interactivo que nos enseñará a sacarle partido al lápiz (borrar, corregir, menús contextuales, etc.). Una vez revisados los videos y tutoriales comenzar a escribir se hace mucho más sencillo.

Escribir música nunca había sido tan fácil

Partitura en blanco y lápiz en la mano.

Es realmente notable lo que los desarrolladores han conseguido con esta aplicación. He trabajado con varias otras disponibles para el iPad (como NotateMe o ScoreCreator), así como otras para el escritorio de Windows o Mac (como Finale o Sibelius) y absolutamente todas conllevan un grado de frustración tan grande, ya sea por lo engorroso del procedimiento de escritura o por la abrumadora cantidad de opciones, que entrampan el proceso creativo a tal punto que es mejor terminar usando Cubase con un controlador MIDI y simplemente tocar lo que uno quiere antes de escribirlo.

La conveniencia de necesitar sólo un par de audífonos y una tableta (con lápiz), sentarse en el sillón de la sala, en la banca de una plaza o simplemente bajo un árbol y dejar que todo fluya, es el logro más grande que tiene esta aplicación. Escribir lo que se venga a la cabeza sin necesidad de abrir Cubase (o la DAW de preferencia), cargar una tonelada de samples e instrumentos virtuales, o sin tener que lidiar con la pésima implementación de los lápices en el iPad es algo impagable para los compositores que aun disfrutamos viendo negras, corcheas, silencios y accidentes en lugar de barras de colores en una línea de tiempo del secuenciador.

El reconocimiento de la simbología es prácticamente infalible una vez lograda buena práctica con el lápiz. Si hay algo que el sistema no entienda, un compás con pautas en amarillo nos lo indica, entonces podemos “enseñarle” lo que quisimos decir y en las siguientes ocasiones la aplicación lo entenderá e interpretará acordemente. Si escribimos notas demás las pautas se tiñen de rojo y si escribimos notas de menos se tiñen de gris.

La cantidad de símbolos, accidentes y controles de expresión son adecuados para tener clara idea de cómo sonará nuestra composición una vez terminada. Sobre todo porque la mayoría son realmente ejecutados en la reproducción. Basta dibujar un crescendo y el sistema lo interpretará en la reproducción. ¿Queremos un acentuar aún más ese crescendo? Pues abrimos el control de expresión con el que podemos desactivar la expresión por defecto y ajustarla a nuestras necesidades.

Para cambiar la tonalidad o la cifra de compás basta con dejar presionado (el lápiz o el dedo) unos segundos sobre el símbolo y un menú contextual nos permitirá escoger el tono o la cifra de compás. Para cambiar el tempo se deja presionado sobre la pauta, se inserta el texto numérico y sólo hay que indicarle al programa que figura es la que lleva la cuenta.

Si necesitamos una segunda voz o tercera voz (hasta un máximo de cuatro) en algún instrumento, basta con seleccionarla en la esquina superior izquierda y el software automáticamente ajustará la disposición de las notas y nos indicará con un color diferente de qué voz se trata.

Si necesitamos dejar alguna anotación o indicación en la partitura al margen del lenguaje musical sólo hay que activar el modo “bloc de notas” y podremos escribir nuestras anotaciones como si fuera un papel común, desactivando el reconocimiento de la simbología automático, con la ventaja de poder borrarlas en el futuro si ya no las necesitamos.

La edición es muy intuitiva. Seleccionar con un doble “tap” (tocar dos veces con el dedo) sobre un compás y luego cortar, copiar y pegar un o una sección completa es muy fácil. Lo mismo para insertar o remover compases.

La posibilidad de exportar e importar en formato MIDI o MusicXML nuestra música es algo que se agradece, sobre todo si vamos a continuar nuestro trabajo en un estudio o DAW en un proceso de post-producción. Sin embargo la opción de importación requiere bastante más trabajo por parte de los desarrolladores para que sea realmente útil. Actualmente sólo puede abrir un archivo MIDI o MusicXML y no importarlo a una partitura existente, por lo que si nos llevamos nuestro trabajo a otro programa y lo queremos continuar posteriormente en StaffPad la única posibilidad es crear una partitura nueva y continuar desde ahí. Si consideramos que a veces la importación no es del todo correcta (sobre todo desde archivos MIDI), la interacción con otros programas similares puede llegar a ser bastante frustrante e inútil.

Conclusiones

Este último par de semanas he estado trabajando intensamente con StaffPad y así como anoté al comienzo, estoy impresionado por el software. Se ha transformado en mi herramienta principal para componer y arreglar, luego exporto todo a MusicXML y en Nuendo hago la postproducción (con mejores samples y mejor control de expresión por cierto) y por último la mezcla final.

Realmente me costará esperar la evolución y los updates prometidos por los desarrolladores. Considerando que ésta es sólo la versión 1.0 está tremendamente bien lograda. Y queda muy claro que fue desarrollada e ideada por un compositor y para compositores.

Debo decir que ha sido todo un re descubrimiento volver a realmente escribir música, en lugar de tocarla en el controlador MIDI y luego editar bloques de notas en el secuenciador. Con el tiempo había comenzado a perder la noción de lo que suena, de tempo, tono, escalas, etc. solo tocaba.

Con StaffPad de alguna forma he regresado a esa sensación de estar sentado en una sala, detrás del piano y con una pila de papeles de pautas, escribiendo, tocando, corrigiendo, etc. lejos de las computadoras, teclados, ratones y pantallas.

De alguna forma StaffPad me hizo volver a los orígenes y volver al origen siempre es bueno, es como volver al hogar.

Más información directamente en http://www.staffpad.net

10 comments On StaffPad

  • Hola Rodrigo, vi tu pagina, leí tu biografia “a cerca de mi” y quise tomarme de tus palabras para contactarte y dejar mi huella por acá. te cuento, mi hermana es músico, corista de Luis Jara hace mas de 12 años, con quien ha recorrido muchas veces lo largo y ancho de este país, pero ahora con su experiencia decidió incursionar el difícil mundo de la música de manera independiente y solista. yo me encuentro apoyándola como he podido pero en verdad nos hemos encontrado con todo tipo de personajes en este peregrinaje por radios y medios de comunicación, ella grabó profesionalmente, esta sonando en radios a nivel nacional y regional, pero creo que tu nos podrías orientar un poco más para seguir avanzando. te dejo mi correo para que ojalá me puedas contactar y conversarte de este proyecto, que tiene gran porcentaje de capacidad vocal, profesional y por sobre todo pasión.

    saludos.

  • Hola,
    excelente descripción de la app…yo vivo una constante lucha contra el Finale!
    consulta…tengo un notebook Asus con windows 10, porfavor dime que accesorios necesito adquirir para utilizar laapp en mi notebook. muchas gracias

  • hola..tengo una tablet acer aspire switch10,podre usar este programa?

    • No Roberto. Para usar este programa necesitas una tablet que tenga soporte para una stylus (lápiz). La única opción sería comprar una tableta digitalizadora, pero no funcionaría como una tableta, más bien como una versión de escritorio. (Disculpa la demora en responder).

    • Puedes, pero sin lápiz no va a funcionar. Puedes comprar una tableta digitalizadora Wacom Intuos o similar con un lápiz, pero no podrás escribir directamente en la pantalla, sólo en la digitalizadora.

  • Muchas gracias por esta introduccion que a la verdad parece un manual de facil lectura. Quisiera preguntarte como lo haces para que el programa reconozca el
    s-pen de la ativ smart pc pro? Ya que tiene un solo boton y no he podido borrar los errores de escritura y no me queda mas que desacer o borrar el compas entero.
    Te pregunto ya que tu haces mencion que usas staffpad con esa tableta. Estare eternamente agradecido si me ayudas con este inconveniente tan desagradable.
    Saludos y gracias por este tremendo aporte.
    Estare atento a tus comentarios.

    • Hola Daniel, en lugar de usar el botón del lápiz uso la opción de la barra de herramientas para seleccionar el borrador cuando uso esa tableta. Saludos!

  • Bongman, he quedado maravillado con el producto, gracias por describirlo tan bien y detalladamente.
    Una consulta, ¿dónde lo encuentro en Chile? ¿qué tablet me recomiendas para usarlo?
    Saludos

    • Hola Rafael, StaffPad lo encuentras en la Tienda de Windows, se compra y descarga directamente desde ahí. Funciona exclusivamente en Windows 8.1 y Windows 10 (se viene una actualización pronto).

      Yo he usado la app en una tableta Samsung ATIV Pro y en una Microsoft Surface 3, en las dos funciona impecable. Ojo que también funciona en un PC de escritorio si tienes una tableta digitalizadora. Hay unas WACOM Intuos en MacOnline que funcionan muy bien para el escritorio, por lo que no es necesario tener una tableta para usar el software.

      Saludos!

Leave a Reply