Feliz Navidad

No creo en Dios ni en nada súper o sobrenatural, por lo mismo no creo en Jesus, ni en su nacimiento, ni tampoco en su resurrección. No creo ni en la Virgen, ni en los santos, ni en el Espíritu Santo, ni en pesebres, ni Reyes Magos, y por cierto, tampoco en el Viejito Pascuero. Alguien podría deducir por lo tanto y sin mucho margen de error que hoy no tengo nada que celebrar… Sin embargo ese alguien estaría completa y absolutamente equivocado.

Porque hoy, a pesar de el discurso inicial, sí tengo mucho que celebrar… Hoy celebro el amor que rodea y envuelve a mi familia, a toda mi familia. Celebro lo afortunado que somos al tenernos el uno al otro con Marcela. Celebro su compañía y la posibilidad de caminar a su lado. ¡Siempre! Celebro la sonrisa y los ojos brillantes de Lukas al verme llegar cada día al jardín. Celebro la oportunidad de ser su papá y de poder sentir el latido de su corazón. Celebro el aún poder escuchar (aunque sea al teléfono) la voz de mis viejitos y poder compartir una conversación con ellos. Celebro poder abrázalos, besarlos, tocarlos o simplemente mirarlos. Celebro tener un par de hermanos geniales y compinches. Celebro nuestra infancia juntos y nuestro presente algo más separados. Celebro a mi otra familia, mis suegros, cuñadas y cuñados, que me abrieron no sólo las puertas de su casa, las de su corazón también. Celebro a mis dos abuelos que ya no están, pero que aún desde el éter su presencia se siente a través de sus hijos, mis padres. Celebro a mis abuelas que sí están. Celebro su locura y su ternura. Celebro a mis amigos y amigas, los hermanos no de sangre, los de la vida. Celebro los reencuentros y los recuerdos. Celebro la vida, la que nace y la que se va.

Porque sea cual sea el día y el nombre que le quieran poner, siempre hay motivos para celebrar simplemente al amor.

¡Feliz Navidad!

1 comments On Feliz Navidad

Deja un comentario